Medio ambiente

Por medio ambiente se entiende todo lo que rodea a un ser vivo. Entorno que afecta y condiciona especialmente las circunstancias de vida de las personas o de la sociedad en su conjunto. La simple definición alcanza para tomar conciencia de la importancia que tiene para todos el cuidado del medio ambiente. El Municipio tomó nota de esta problemática y lleva a cabo una serie de iniciativas que mejoraron la situación en el presente y generarán condiciones de vida mucho más saludables a futuro.
El Camino de Sirga es uno de los grandes ejemplos. Lo que era una zona abandonada, con problemas ambientales y de inseguridad se fue transformando, gracias al trabajo de cientos de vecinos agrupados en cooperativas, en un nuevo espacio de esparcimiento para todos los habitantes que viven a la vera del Riachuelo.
El plan de obras realizado en la zona incluyó tres grandes focos: reubicación las viviendas, refacciones del Camino y embellecimiento del espacio público. En primer lugar, se procedió a relocalizar a las familias que vivían en zonas precarias debajo del Puente Bosch y áreas aledañas a nuevas viviendas ubicadas en la urbanización de Villa Tranquila, solucionando de esta manera la crítica situación habitacional y el riesgo ambiental que los aquejaba. De esta forma, además se recuperó el uso normal de la calle costanera en el tramo del Puente Bosch tanto para vehículos como peatones.
En cuanto a las obras propiamente dichas, la primera etapa se realizó entre el Puente Nicolás Avellaneda y la calle Dean Funes, luego desde Dean Funes hasta el Puente Victorino de la Plaza y finalmente desde este punto hasta la calle Valparaíso en el límite con Lanús.
El último paso es el que hace foco en los detalles estéticos. En este sentido, se apunta a recuperar el espacio público en la zona del Puente Bosch a través de la creación de un paseo recreativo, con nuevas luces y vegetación.
Otro de los importantes aportes de esta gestión comunal fue la puesta en funcionamiento del Ecopunto, ubicado en Sargento Ponce y Nicaragua, Sarandí. Allí se reciben alrededor de 35 toneladas de basura por día  y se reciclan materiales secos, ramas y escombros que luego son transferidos a la Ceamse.
Con equipamiento moderno y los camiones de basura municipales, realizan recorridas diarias por el Partido para recolectar los residuos. El Ecopunto, funciona de 8 a 16, en dos turnos, con alrededor de 70 trabajadores de dos cooperativas formadas con vecinos desocupados de los barrios urbanizados como Villa Inflamable y Azul.
Y si de apuntar a futuro se trata, se puso en marcha la Escuela Ambiental de Avellaneda, dentro de la Reserva Natural “La Saladita”. Este espacio, ubicado en el marco de la avenida Juan Díaz de Solis al Oeste, Hernán Cortéz al Norte, Morse al Este y Agrelo al Sur, constituye un humedal de origen antrópico, conformado en un 80% por un cuerpo de agua, la laguna, y cuenta con un importante número de especies vegetales y animales, la mayoría de ellas nativas.
Qué mejor lugar para enseñar la importancia del cuidado del medio ambiente. Allí la Escuela ofrece a los vecinos actividades destinadas a concientizar a cerca del valor de los ecosistemas naturales y se dictan talleres con el objetivo de promover el uso sustentable de los recursos.
“La Saladita” fue declarada como Reserva Ecológica en 1994, a través de una ordenanza municipal, a fin de garantizar la protección y la conservación de la biodiversidad de esta área natural, donde conviven peces, reptiles, mamíferos, anfibios, aves y decenas de especies vegetales.

default-img
© 2015 Municipalidad de Avellaneda | Güemes 835 | 5227-7000