Apuntes sobre la Reserva Costera Municipal de Avellaneda (RCMA)

  • Áreas naturales urbanas
    Las áreas naturales urbanas son un bien escaso en el mundo. Su escasez les brinda un enorme valor agregado que las convierte en áreas claves para el mantenimiento y mejora de la calidad de vida de la población. Su conservación y/o protección es una tarea de enorme importancia en el mundo actual. A nivel mundial y en un contexto global crítico respecto a los riesgos ambientales que atraviesa la humanidad, los esfuerzos gubernamentales para designar primero y conservar después aquellas áreas de mayor valor ambiental, tienden a impulsar impulsan mejoras en la calidad de vida de la población.
    En el municipio de Avellaneda se destacan varias áreas naturales de gran valor. Estas áreas se desarrollan principalmente en la Planicie Costera Bonaerense (PCB), es decir en la planicie de inundación del Rio de la Plata, y se diferencian de acuerdo a sus características paisajísticas, históricas, uso de la tierra y gestión. Estas áreas conforman un corredor verde con áreas similares a lo largo de la costa del Río de la Plata y proveen el asiento de una importante fracción de la biodiversidad regional. Este corredor establece la conectividad de numerosas poblaciones de animales y plantas a lo largo de la costa del estuario sosteniendo una biodiversidad única en el contexto del Gran Buenos Aires. Merece destacarse como indicio del alto nivel de biodiversidad el área costera de Avellaneda en la cual se han registrado más de 180 especies de aves.
    En el marco provincial, Avellaneda es uno de los municipios destacado por el desarrollo de áreas protegidas, ya que cuenta entre las designadas y las que se encuentran en vías de ser designadas con cuatro áreas que conforman un núcleo de gran valor ambiental.
  • Justificación de la creación de la RCMA
    El sistema de humedales en el área, dadas las funciones que posee y los servicios ecosistémicos que provee, brinda a la población asentada una importante ayuda en lo concerniente a moderar los excesos y deficiencias hídricas del sistema, regulando los regímenes hidrológicos y, principalmente, mitigando los efectos de las crecientes.
    En el caso particular del área de Quintas de Sarandí debe destacarse el valor histórico y cultural de los emprendimientos vitivinícolas asentados en el área, a principios del siglo pasado. Con una organización productiva familiar y técnicas ancestrales de elaboración, se logró un producto final: el “Vino de la Costa”, diferente de otros vinos producidos en zonas de condiciones climáticas similares.
  • Procesos naturales importantes
    El régimen hidrológico es el factor más importante que afecta a este sector. Los ambientes internos se ven modificados por las oscilaciones del nivel freático, y las más cercanas al Río de la Plata, por las fluctuaciones del mismo. De este modo, estos ambientes funcionan como amortiguadores de las variaciones en los niveles hídricos.
    Además, la diversidad de especies vegetales presentes en el área, proporciona refugio y corredores para la fauna silvestre característica de la región.
  • Representatividad regional del área de reserva
    Considerando la biota que representó el escenario previo a la completa urbanización de los partidos que conforman los anillos del Conurbano Bonaerense y sus zonas aledañas, la zona ribereña del Río de la Plata es, junto con el área correspondiente al delta del Paraná, la de mayor diversidad en la Provincia de Buenos Aires. Allí, un relicto de la selva marginal se asienta sobre un albardón costero de anchura variable (50-500 m), separando al Río de la Plata de las zonas bajas e inundables. El albardón se inunda temporalmente. La Selva Marginal, cuya influencia fue otrora importante en el área, aún alberga representantes conspicuos de la flora autóctona de la selva paranaense, así como de su fauna asociada.
    En este lugar se asienta una población de aproximadamente 300 personas que mantienen una microcultura e identidad agraria. Actualmente, además del cultivo de la vid, se dedican a la plantación de frutales, hortalizas y cría de animales de granja.
    Como equipamiento comunitario, el lugar cuenta con una escuela rural.
  • Actividades de la RCMA
    Se implementará un Programa de Uso Público, cuyo objetivo será permitir el uso con bajo impacto de los recursos naturales para fines turísticos y educativos. Dentro de este programa se tendrán en cuenta la recreación, el turismo y la educación ambiental. Ésta última brindará a los usuarios y público en general la información indispensable para que conozcan y valoren los recursos naturales de la Reserva, favoreciendo la concientización ciudadana acerca de las ventajas de su protección y conservación.
    Tipos de actividades turísticas
    Ecoturismo
    -Se promoverá el desarrollo de una actividad turística ecológica, dirigida a la capacitación del turismo en general para el conocimiento de la biodiversidad y de los cuidados para su conservación. Para ello, se contará con la infraestructura necesaria, adaptada al sistema natural, sin producir alteraciones en el ecosistema.
    Recreación
    -Recorrida por senderos naturales y avistaje de aves y fauna nativa.
    -Reconocimiento de flora y fauna y safari fotográfico.
    -Visitas a viñedos de la zona. En esta zona se debe preponderar el uso histórico y con metodologías sustentables.
    – Pautas mínimas para el buen funcionamiento de la RCMA

 

  • Pautas Generales

– El acceso será libre y su actividad estará pautada de acuerdo a las necesidades de cada área, la cual estará claramente señalizada con la cartelería apropiada.
– Senderos principales bien definidos, que permitan a los visitantes tomar contacto con los recursos, debiendo ser fácilmente transitables por personas de cualquier edad, así como por personas con discapacidades diferentes. Estará acompañado de cartelería normativa e informativa.
– Contará con una recepción dotada de diversas carteleras informativas. Sus instalaciones incluirán: sanitarios, lugares sombreados en verano, agua potable, cestos de basura, asientos, etc.
– Todo guía o investigador que realizase tareas en la Reserva deberá estar autorizado por la Dirección de la misma y deberá indicar en administración sus cronogramas de tareas, y por razones de seguridad deberá avisar de su presencia en la zona.
-Se realizarán convenios con instituciones de investigación, universidades u otras organizaciones para llevar a cabo el adecuado manejo de la Reserva.

© 2015 Municipalidad de Avellaneda | Güemes 835 | 5227-7000