La educación

Desde el camisolín y el guardapolvo hasta quedar manchado con huevos y harina en el típico ritual de graduación en la universidad. Avellaneda lleva de la mano a cada vecino y lo acompaña en su formación educativa con una amplia gama de escuelas públicas primarias y secundarias, institutos artísticos reconocidos a nivel nacional y carreras universitarias tradicionales y modernas.
El Distrito cuenta con 39 jardines de infantes municipales distribuidos en todas las localidades y a los que asisten casi seis mil chicos. Además, varios de estos establecimientos ofrecen la modalidad de jornada completa, lo que representa una contención importante para aquellos padres que, debido a sus ocupaciones particulares, no pueden quedarse con los hijos. Siguiendo el camino formativo, encontramos cerca de 80 escuelas públicas, con enseñanza a nivel Primario, Secundario y Escuelas Técnicas a las que se suman más de 30 institutos privados. También están a disposición de los vecinos 18 sedes de apoyo escolar primario gratuito, con una asistencia promedio de 300 alumnos, y cuatro a nivel secundario, a las que concurren 150 jóvenes.
En paralelo, vale destacar la puesta en marcha del Programa Puntos Culturales. La iniciativa apunta tanto a la formación como a la recreación, también de forma gratuita y con más de 20 sedes para que cada habitante del Partido tenga acceso a una de ellas cerca de su barrio, en los clubes, sociedades de fomento o polideportivos. Allí, la oferta de talleres es amplia y variada: danzas, artes visuales y populares, música y manualidades, son algunas de las propuestas.
Una vez terminado el colegio, la Comuna brinda una interesante serie de institutos municipales de formación artística y cultural. ¿Las carreras? Profesorado en Artes Visuales, Ceramista Técnico Superior, Realizador Cinematográfico con especialización en documental o ficción, Tecnicatura en Fotografía, con un título intermedio de Fotógrafo, Tecnicatura en Actuación y Profesorado de Arte en Música, entre otras. Además, siguiendo con el rubro musical, se dictan cursos para chicos (5 a 12 años) y jóvenes (13 a 18) de danzas, instrumentos autóctonos, zapateo y folklore.
Para aquellos que no pudieron tener acceso a la educación, se lleva a cabo también el programa de alfabetización “Yo sí puedo”, mediante el cual se les enseña a leer y a escribir a los vecinos, sin importar su edad o experiencia previa. Este sistema, que tuvo su origen en Cuba, utiliza a los medios de comunicación, principalmente la televisión, para ir incorporando de manera pedagógica y cercana los conceptos para el aprendizaje. En junio de 2013, el trabajo dio sus frutos con la graduación de los primeros 20 alumnos en un acto encabezado por el intendente, Jorge Ferraresi y con la presencia de la coordinadora del programa de alfabetización, Mariana Peregrino.
La educación universitaria también entra en el rango de acción de la Ciudad. En la sede de la Universidad de Buenos Aires (UBA), miles de jóvenes cursan materias del Ciclo Básico Común (CBC) para luego meterse de lleno en las asignaturas específicas de la carrera elegida. Pero hay más: aquellos que prefieren extender su formación técnica tienen la Facultad Regional de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), un espacio reconocido a nivel nacional, con sedes en Villa Domínico y en Avellaneda Centro.
Y desde marzo de 2011 el orgullo local se incrementó al inaugurar finalmente la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), que en poco tiempo se ganó un lugar en el ámbito educativo con carreras que exceden a las tradicionales, como Guiado de Viajes y Turismo, Ciencias Ambientales o Diseño de Marcas y Envases, entre otras alternativas que seducen a los jóvenes. La apertura de las puertas de la UNDAV confirmó que era un espacio necesario, ya que apenas en el primer llamado a inscripción, en marzo de 2011, se anotaron más de mil alumnos, y dos años más tarde, en marzo de 2013, el número se incrementó a 3.365. Otro dato no menor y que grafica de la mejor manera la importancia de la Universidad en el Distrito indica que el 80 por ciento de los alumnos que cursan en la UNDAV pertenecen a la primera generación de estudiantes universitarios en su familia.
Todo este amplio escenario en el que se desarrolla el ámbito de la educación en Avellaneda se ve reflejado en cifras. Tomando la década que va de 2003 a 2013 se incrementó en casi un 80 por ciento la cantidad de egresados de nivel secundario. También se duplicó la cantidad de alumnos que cursan en las escuelas técnicas y eso se prolonga en los que cursan en la UTN: en 2013 eran 2.600 y en 2013 el número creció a más de 4.000.

© 2015 Municipalidad de Avellaneda | Güemes 835 | 5227-7000